martes, 4 de noviembre de 2008

Mi nuevo apartamento

Es curioso como funciona la mente humana. No se puede negar que posee la capacidad de improvisar y ser creativa en ciertos momentos, pero también hay que reconocer que tiene una serie de programas preestablecidos en su disco duro que se ejecutan de manera inconsciente y sin necesidad de intervención del sujeto en cuestión.

Uno de estos programas establecidos nos haría funcionar de la siguiente manera: ”Imaginemos que queremos alcanzar un objetivo que sabemos va a ser complicado. En ese momento se activa un detector de dificultades que te hace estar alerta y no venirte abajo cuando estas se presentan. Sin embargo, una vez se logra el objetivo, la mente se relaja, se olvidan todos los problemas que se han tenido que afrontar y ésta te hace creer que a partir de ahí todo va a ser un camino de rosas.”

Este comportamiento de la mente es lo que denominaré a partir de ahora como: ”La falacia de la comedia romántica”. Y es que las comedias románticas son un claro ejemplo de este razonamiento:
  • Chico conoce chica inalcanzable y se enamora (objetivo fijado)
  • Chica le hace pasar las de ”Dios es Cristo” al pobre pringao. (dificultades)
  • Chico no se viene abajo y sigue intentándolo como pringao que es (el poder de la fuerza)
  • Chica descubre lo equivocada que estaba y se echa a los brazos del chico (objetivo logrado)
  • Fueron felices y comieron perdices (Relajación de la mente = ERROR)

Los guionistas que escriben estas historias se basan en este patrón de funcionamiento de la mente, ya que saben que al estar tan asimilado, nadie va a poner en duda que realmente sucede así. Y les funciona.

Y ahora es cuando viene la pregunta que todo el mundo debería estarse haciendo... ¿Y esto, a que coño viene?

Si esto fuese un confesionario, tendría que reconocer que yo también he sucumbido a ”la falacia de la comedia romántica”. Y es que, después de mis múltiples aventuras en la búsqueda de apartamento, una vez encontré el que me gustaba, mi sensor de dificultades se desactivó. Pensé que no iba a tener más problemas con este tema, pero el tiempo no tardó en devolverme a la realidad....

Aquí, como en cualquier otro sitio, se pueden alquilar apartamentos a través de dos medios: por agencia o a través de particulares. Los apartamentos a través de particulares son más difíciles de conseguir para los extranjeros, pero suelen estar en mejores condiciones. Yo, gracias a mi amiga, me pude hacer con uno de estos.

Mi nuevo apartamento haría las delicias de cualquier ministro de vivienda: no llega a 40m2, pero eso sí, tiene de todo. Cocina, salón, baño con sauna, suelo radiante, dormitorio (alguien podría discutirme esto porque, aunque técnicamente el dormitorio está separado del salón, visualmente no es así). Por tener, tiene hasta trastero y garaje cubierto para la bici. Pero si por algo este sería la envidia de los minipisos, es por su.... refugio antibombas y agentes bactereológicos. Sí, un piso de alquiler nuevo con refugio antibombas por menos de 500 euros al mes! Quién puede pedir más! Así que claro, en cuanto lo vi, me quedé con él.

El día de la firma del contrato era un día realmente feliz. Parecía que todas las penurias sufridas durante la búsqueda quedaban atrás y ahora sólo quedaba disfrutar del piso. Pero no había caído en la cuenta de los trámites que hay que realizar: cambiar la dirección en correos y en todos los sitios donde la había dado anteriormente, poner a mi nombre luz y agua, ir al banco a domiciliar el pago del alquiler mensual...

Decidí empezar por el banco. Sí, esa entidad que me había otorgado el privilegio de disfrutar una cuenta de altas prestaciones.
E: Hola, venía a domiciliar el pago del alquiler del piso y a pagar de paso el primer mes.
A: Sí, como no. ¿Cuáles son los datos de la cuenta donde quiere realizar el ingreso?
E: xxxxxxxx
A: Ah, (cara de circunstancias) es que esta cuenta no es de esta entidad y si realizamos el pago le costaría 6 euros. Pero puede acercarse directamente al banco y realizar allí el ingreso.
E: (Creo que tengo tiempo...y me ahorro 6 euros) Muy bien. ¿Y qué banco es?
A: G#&%X%&# (Sonrisa)
E: (Cara de degollado) Me lo apuntas?

Así que me dirigí al banco que me había apuntado la cajera. Después de una aburrida cola...
E: Hola venía.... bla,bla,bla.
A: Sí, ¿me permite el número de cuenta?
E: xxxxxxxxx
A: Muy bien, ¿Tiene usted cuenta en esta entidad?
E: (Cara de poker) Pues no.
A: Pues le tengo que cobrar 6 euros (Sonrisa)
E: (Tu put...)

En ese momento me dí cuenta que al igual que hay ciertos números que se dice que son mágicos (por ejemplo el 7), también hay una serie de números mágicos en la banca finlandesa que son el 6 (si hablamos de euros) y el 2 (si hablamos de años). Con eso, ya no se necesita saber más.

Después de un par de días en la casa me dí cuenta que la calefacción no funcionaba. Al principio me temblaron las piernas sólo de pensar en el invierno, pero para ser sinceros hacía bastante calor en el apartamento así que supuse que podría aguantar unos días así. De todas formas decidí llamar al casero y recordarle que tenía que cambiar mi nombre en el panel de la entrada y en la puerta (Sí, aquí parece uno hasta importante con su nombre escrito por todos lados del edificio).
Gracias a Dios que le llamé cuando estaba con mi amiga...
E: Hola, soy el nuevo inquilino. Llamaba porque...
C: #@#G€%&##~%&!!!!
E: Lo siento, no hablo finés. Como le iba diciendo...
C: %&$##$%&$·!!!!

Lo que vulgarmente se dice: "Ni papa". No me había enterado de nada, y es que no había caído en la cuenta que el particular no tenía porqué tener ni idea de inglés. Así que le pasé el teléfono a mi amiga y estuvieron hablando un rato.
E: Bueno, ¿qué?
S: Dice que hoy pondrá el nombre en el portal, pero que tú tienes que ponerlo en la puerta. Y la calefacción que seguro que funciona, pero que se pasará de todas formas esta semana.

Así que me fui a correos a cambiar mi dirección y ya de paso comprar en algún sitio las letras para mi puerta de entrada. Qué ilusión me hizo cuando llegué a casa y vi mi nombre en el portal (letras blancas sobre fondo negro)... y qué cara de tonto se me quedó cuando vi mi nombre en la puerta. Pero si no se entienden entre ellos y hablan el mismo idioma, cómo esperan que les entienda yo!!!!

A día de hoy, he vuelto a caer en "la falacia de la comedia romántica". Sigo sin calefacción, sin sofá ni sillas, sin entender a mi casero... pero qué contento estoy con mi apartamento!

3 comentarios:

Ana dijo...

Que digo yo, que como soy tu hermana y además bancaria, pues que me gusta a mi eso del cobro y he decidido cobrar, a partir de hoy, 6 euros durante 2 años a toda persona que quiera realizar algun trámite conmigo, es decir, que mery quiere que le acompañe al médico, pues mi parte fraternal le acompañará gustosa... pero son 6 euros...

Ahí queda eso.

Besos miles

Begona dijo...

yo como siempre me entero la ultima de que existe un blog "novela comica". Los primeros momentos siempre son dificiles pero tal y como lo llevas seguro q eres capaz de superar todas las trabas que se te presenten. La proxima historia sera de la oficina no?? pq no me puedo creer que tus compañeros sean todos tan normales y aburridos como nosotros... jijij... la esperamos con impaciencia.
saludos

Adrián Lamas (El Rey de las Camas) dijo...

Bueno, ya podemos ir a visitarte no?? Buenoo, esperaremos a que tengas calefaccion :p
Un abrazo muuuy grande chiquitínu